El sentido del trabajo en la Granja

Jun 3, 2016   //   by Clara de Asis   //   Artículos  //  No Comments

Photo 20-05-15 18 55 27

Cuando uno visita la escuela después del recreo largo, ve los alumnos de huerta caminar con las azadas o palas hacia el terreno de la granja. Unos con ganas, otros con no tantas, pero al rato están trabajando, aprendiendo.

¿Aprendiendo qué? Podemos preguntarnos.

Aprendiendo a transmutar la latería en luz.

Aprendiendo a amar la tierra, a agradecer, a encontrarle sentido al trabajo, en este mundo donde poco tiene sentido.

Y tiene sentido, porque el cultivo biodinámico ubica al ser humano como ser en camino evolutivo. En este momento la Humanidad ha olvidado en gran parte su conexión con el cosmos. Este modo de cultivo la re- significa, toma conciencia de que el crecer de una planta depende de muchas fuerzas que simplificando, podríamos reducir a dos: las telúricas y las cósmicas. La tierra proporciona su materia, materia fecundada por el sacrificio de Cristo que la hace receptora de la luz, del aire, sol, luna, astros, también crísticos, ya que provienen de las fuerzas de los mundos espirituales superiores.

Photo 20-05-15 18 56 52

El cultivo biodinámico que tratamos de enseñar, respeta los ritmos, sana y de algún modo “atrapa” la luz conscientemente. Luz que luego será ingerida por nosotros al alimentarnos con la producción. “Somos lo que comemos”, convierte al acto de cultivar en religioso, en un re-ligar las fuerzas de la tierra en armonía con las del cosmos. El cuidado de los animales sigue también este principio. En esta re-unión sanadora consiste el trabajo en la granja. Lo que en el Prinicipio fue uno, vuelve a serlo en esta consagración del trabajo de producir alimentos. ¡Todo esto se vivencia haciendo! Tomando conciencia de que si queremos “alimentar” la tierra con fertilizantes químicos, con pesticidas que matan la vida, estamos maltratando, matando a la Madre que nos alimenta.

Sabemos que es más trabajo, que requiere más atención y conciencia. Creemos, estamos seguros de que cuanto más sana esté la tierra, más impregnada de fuerzas, más amorosamente tratada, mejor se sentirá y estará nuestro cuerpo, constituido en el acto de comer, con substancias sanas. La voluntad se desarrolla en el trabajo, la comprensión en el en el planear y pensar, sintiendo que es bueno lo que se hace.

Photo 20-05-15 20 15 16 Photo 20-05-15 20 15 46

Mucho nos falta aún. Los alumnos lo “viven” desde pequeños. Los adultos tenemos la posibilidad de integrarnos a ese mundo del futuro.

Acérquense, prueben, vengan a ayudarnos. La tarea es importante, sagrada. Los esperamos.

Gustavo
Santiago
Mariana
Javier
Svend