¿Qué es la Euritmia y por qué está en la currícula Waldorf?

Jun 3, 2016   //   by Clara de Asis   //   Artículos  //  No Comments

Por Vanda Costamagna. Euritmista

La Euritmia fue creada por Rudolf Steiner en 1912, en una época en donde las artes en general atravesaban un período de profundos cambios y renovación. Él buscaba un arte que levantara el velo entre las dimensiones no físicas y materiales de la vida, un arte que hiciera visible el lenguaje del mundo espiritual. Sus exploraciones lo llevaron al canto y al habla, las expresiones más primigenias del ser humano. Estas expresiones son puente entre la vida interior y exterior humanas, entre su vida espiritual y material, y así la Euritmia al trabajar con estas expresiones revela los orígenes más profundos de la vida a través de la encarnación de las fuerzas ocultas que viven dentro del habla y del canto. Cuando se entonan los sonidos del lenguaje y del canto, se ponen en movimiento gestos invisibles y únicos en nuestra laringe y a través del aire. Artísticamente expresados revelan los gestos específicos que pertenecen a cada consonante o vocal, a cada tono o intervalo musical. Estas formas innatas que viven en el sonido, dentro de nuestras almas y en el mundo, se convierten en la base del arte eurítmico.

0e4155_a695c143a75216f035c7f8f0c93gris

Podemos decir entonces que la Euritmia, a través de su instrumento, los cuerpos del hombre (físico y no físicos), busca hacer visible lo invisible, aquello que vive dentro de la música y del habla y que constituye sus más profundas leyes. El cuerpo humano deviene instrumento a través del cual lo que existe en el mundo se manifiesta y a la vez él mismo es manifestación viva  de lo que conforma el mundo. Toda forma física se va construyendo a partir de un movimiento, un primer impulso o soplo, hasta un determinado punto de reposo, es asi que no hay movimiento sin paro, vida sin muerte, luz sin sombra, música sin silencios. También nuestros sentimientos, pensamientos y anhelos son generadores de movimiento, plasmando gestos que tienen correspondencia con las formas externas que nos encontramos en el mundo físico. Este es uno de los grandes misterios de la existencia: el que tanto la experiencia interna humana como las manifestaciones y formas físicas del exterior son producto de una misma fuente.

Lenguaje, forma, movimiento, todo “hace sonar”a la naturaleza esencial del mundo físico de muy variadas maneras. La Euritmia es un arte de movimiento que trae a estos tres aspectos juntos en armonía. Da expresión a cada voz de todo ser sintiente y a todo lenguaje en el universo a través del movimiento, del color y de la forma. Cuando esta integración se lleva a cabo a través de la Euritmia, la naturaleza no-física que vive latente detrás de cada manifestación física comienza a tener una voz propia y visible. Los misterios y fuerzas de vida que forman nuestro cuerpo, nuestra alma, las estrellas, los océanos, las piedras, se manifiestan mediante gestos de un lenguaje vivo y visible.

Hoy el ser humano cada vez más se abre a percibir y entender estas fuerzas no visibles de las que hace más de un siglo hablaba Rudolf Steiner y otros, incluso en el campo de la ciencia. La Euritmia es un hermoso camino para abrir esta percepción y aprender a manifestar la naturaleza de estas fuerzas.

 

¿Por qué es parte integral de la currícula Waldorf?

Dentro del ámbito de la educación, la Euritmia permite al niño en desarrollo una relación saludable entre sus necesidades físicas y anímicas. Educamos la organización corporal, estableciendo el dominio sobre la lateralidad, la coordinación motora gruesa y fina , el ritmo y las posturas. Desarrollamos su orientación espacial, creatividad, concentración, apreciación de lo bueno, bello y verdadero, su sensibilidad social, expresividad, entre otras habilidades.

Estos movimientos llenos de sentido y que toman su raíz en la vivencia interior y vehiculizados a través de la experiencia musical y poética fortalecen el alma del niño, su pensar, su sentir y su voluntad. Si cargamos al niño con imágenes externas no ayudamos a que la Euritmia pueda vivir en ellos, no ayudamos a que su alma pueda ejercitarse en un armonioso estar en el mundo y en sí mismos. La Euritmia ayuda a crear cierto temple interior que lo ayudará en su vida adulta.

La ofrecemos acompañando cada etapa evolutiva del niño y la practicamos en todos los niveles, jardín de infancia, primaria y secundaria, porque a través de ella logramos que el niño desarrolle una verdadera armonía entre su cuerpo, su alma y su espíritu, equilibrio que le permitirá llevar a cabo aquello que desee lograr en la vida. Los movimientos eurítmicos son muy naturales para los niños pequeños, disfrutan mucho expresando los elementos básicos de los cuentos y las historias que trabajamos y para el maestro es un regalo y un gran aprendizaje poder observarlos.

En primaria, este arte tiene además una función ennoblecedora y de equilibrio en el plano social. En la Euritmia el trabajo grupal tiene un significado especial, posibilitando que el ser pueda estar presente como individuo a la vez que posibilita un trabajo comunitario. En el jardín de infancia los niños suelen tener unos 20 o 30 minutos de euritmia una vez por semana y en primaria y secundaria tienen una o dos clases semanales según la edad.