Browsing articles in "Artículos"

La palabra en el desarrollo del niño

Jun 5, 2016   //   by Clara de Asis   //   Artículos  //  No Comments

“Una voz no se siente únicamente por lo que tenga de sonoridad, sino que a través de ella se capta algo que es mucho más íntimo que el sonido”

Rudolf Steiner

escanear0102

Una madre que le canta a su bebé, unas palabras mágicas y sanadoras para una rodilla lastimada, un cuento antes de dormir….

En todas estas imágenes descubrimos a la palabra como herramienta transformadora y sanadora.

Desde pequeños hacemos un gran esfuerzo para llegar al lenguaje; lenguaje que nos hace alcanzar la humanidad. Ejercitamos desde el primer día las funciones motrices de nuestro cuerpo:   la coordinación de ojos y manos, el erguirse, el caminar (que produce los contornos fuertes del  lenguaje), la motricidad más fina de manos y dedos (que determina la modulación y la forma plástica de las palabras). Luego de ese proceso donde se trabaja la musculatura del cuerpo entero surge como un hito trascendente la articulación de los sonidos del habla.

Cuando el niño aprende a formar sonidos está trabajando al mismo tiempo en la formación del cerebro. Ahí se genera la base de la posterior inteligencia.

Los adultos influenciamos directamente en este proceso con nuestra palabra hablada, ya que con ella actuamos sobre la corporalidad del niño que devendrá en desarrollo anímico y espiritual.

Y así este “hombre movimiento” sigue en su gesto de acción y apertura al comunicarse con el otro.

Cada sonido del habla que emite es acompañado por un movimiento que afecta toda su musculatura de la cabeza a los pies.

A su vez el oyente responde al mensaje recibido con los mismos “delicados movimientos que el parlante inconscientemente realiza, igualmente de la cabeza a los pies”, creándose así una danza dialéctica.

La comunicación a través del habla lleva consigo la integración de todo el cuerpo.

¿Qué sucede entonces con los niños que están expuestos en exceso a los sonidos de aparatos electrónicos? Estos niños escuchan voces, sonidos, palabras sin percibir al ser humano que los produce. Con su organismo sensorio no perciben un “yo” detrás de ese contenido, perdiéndose así la cualidad formativa del lenguaje.

Asimismo las imágenes que el niño percibe de la pantalla tienen una cualidad totalmente distinta  a las imágenes surgidas de su interior como acto creador. Son imágenes prefabricadas que coartan la fuerza creadora de imágenes, que posee el niño en su interior. Estas últimas son de enorme importancia para el desarrollo del lenguaje.

Los niños nos perciben. Apenas la voz de un ser humano entra en contacto con un niño, esa voz revela más de su personalidad que su cara, color de ojos o de piel. Su voz revela su “verdad”, su esencia.

“SOLO UN YO REALMENTE PRESENTE DESPIERTA A SU VEZ AL YO DEL NIÑO”.

 

Bibliografía: “El organismo sensorio”.  Willi Aeppli.
“La infancia enmudece”. Rainer Patzlaff.
“Andar, hablar, pensar”. Rudolf Steiner.

La educación religiosa

Jun 5, 2016   //   by Clara de Asis   //   Artículos  //  No Comments

cuento-marcial-firpo-20140423_104517

La importancia de la religión en una etapa de la vida está totalmente unidad a toda la biografía.  Muchos decidimos bautizar a nuestros hijos, nos hemos casado por la iglesia y deseamos enterrar a nuestros seres queridos religiosamente.  ¿Pero qué es este mundo que es representado por la religión, qué importancia tiene en nuestra vida, más allá de la tradición y un deseo de encontrar protección?

Consideramos real al mundo que vemos, que tocamos, olemos, oímos, saboreamos… Consideramos imaginario al mundo que no vemos: los ángeles, Dios, los seres elementales, energías, difuntos, no nacidos.  No sabemos si existen o no los seres del mundo espiritual porque no los podemos percibir con los sentidos. ¿Dónde está entonces el cielo? ¿O el infierno?

El cielo está en nosotros y alrededor de nosotros; el infierno también.  No andamos tropezándonos con ángeles o demonios, ni con seres elementales o difuntos o no nacidos.  Pero están a nuestro lado.  ¿Cómo poder sensibilizarnos para poder percibir el cielo?.  En cierta manera nosotros todos tenemos ciertas capacidades suprasensibles…  hay muchas personas que “huelen” el peligro, que perciben cuándo un ambiente no es sano, cuándo alguien está mintiendo o incluso lo que están pensando de uno.  Hay personas que tienen sueños premonitores y que saben descifrarlos, hay personas que se acuerdan del pasado remoto, incluso niños que se acuerdan del momento antes de su nacimiento.

¿Cómo conocer  a Dios y comprobar su existencia?  Acercándome a Él, preguntando por Él, averiguando, rezando, guardando momentos de silencio para encontrarlo…  para que Él hable.  Cosas que hoy en día no siempre hacemos.  Hemos dejado de darle a Dios el espacio que antes llegó a tener.  Ya no guardamos los domingos, ni los momentos para rezar en la noche y en la mañana, ya muchas veces ni siquiera antes de comer.  ¿Qué pasó con el hombre? ¿ Ya no necesita a Dios?  El hombre confía más en la medicina y los avances de la ciencia que en Dios, confía más en una compañía de seguros que en su ángel guardián. Hoy en día están de moda los seguros de vida,  pero el seguro no nos asegura que no choquemos, que todo va a estar bien.  El no nos protege de los accidentes, sólo nos puede ayudar a que no sea pesada la carga material.  Rezar sin embargo sí nos da seguridad y confianza en la vida, nos enseña a aceptar lo que viene a nuestro encuentro como oportunidad de aprendizaje, nos quita el miedo.  Porque sentimos que hay una mano grande que nos sostiene, aún cuando lo perdamos todo, Él no nos va a dejar caer.  Esa seguridad es la que nos da la religión: re – ligar, volver a unirnos con nuestro origen divino.

Antes la educación era principalmente educación religiosa: se enseñaba el origen del universo a través de los mitos, la filosofía, la ética… todo se basaba en la existencia de  un mundo divino que dio origen al mundo material.  Con el paso de los años y la encarnación más intensa del ser humano todo ha cambiado.

Hoy en día cuidamos que nuestros hijos tengan una buena educación intelectual, social, cultural, musical.  La parte que tiene que ver con el desarrollo de la confianza en el mundo espiritual debería sin embargo comenzar aún más temprano,  desde antes de nacer.  ¿Cómo se preparan los padres para recibir a un alma?  ¿Dónde ha estado ella antes de nacer?  ¿Surgió de pronto, se hizo de la nada en el momento de la concepción?  ¿O ella ya estaba y nos miraba con amor?  La madre embarazada sabe qué fuerza la acompañaba durante el embarazo, la presencia fuerte de ese ser.   La oración se pronuncia desde la cuna, cada noche, el niño primero duerme, parece no percibir, después observa laleando, después aprende a callar mientras mamá o papá pronuncian la oración, después junta las manos y un buen día dice la oración con nosotros.  ¿Cómo aprende a hablar un niño?  Escuchando a sus padres hablar.  Si un niño sano, no tiene personas que le hablen quedará mudo.  Así es también con la educación religiosa; si un niño ve en su entorno  personas que practican la religión él lo hará también.  También podemos anular la vida religiosa en un niño y podemos incluso trastornarla, marchitarla con una mala educación religiosa, una educación que sea  dogmática, dualista que separe al mundo en bien o mal, pecado o pureza, cielo o infierno, que sea memorista, donde se repitan versos u oraciones como un parloteo,  o que imponga miedo.  Una educación religiosa que se  base en el asombro que nos produce la naturaleza, que enseñe valores a través de historias de personas que vivieron con un sentido de bondad y amor por el prójimo y la tierra, a través de la narración casi como una aventura de la vida del pueblo hebreo o de la vida de Cristo, una educación que permite al niño hacer preguntas e incluso dudar, moviendo la pregunta sin cansancio,  hacen que al alma del niño le crezcan alas y quiera buscar a Dios.

La educación religiosa entonces comienza en casa y hasta los siete años la casa es el lugar donde el niño recibe todo lo religioso de los padres. Por supuesto si el niño asiste a un Jardín de Infantes adecuado, también puede recibir allí la educación y el sentimiento religioso. Pero a partir de los siete años el niño abandona la casa, está preparado para otro tipo de educación, tiene un maestro… también es la edad en que está preparado para ir a la iglesia. Lo ideal es que la iglesia pueda ofrecer al niño un culto adecuado para su edad.

La Comunidad de Cristianos celebra los domingos un culto para los niños.  Ellos aprenden a entrar en el silencio y en una atmósfera sagrada , aprenden a juntar las manos y rezar en comunidad.  A través de aquello que ellos ven y hacen se siembra en ellos la capacidad de construir en su alma una iglesia, de tener la fuerza de entrar en su interior, de hablar con Dios allí adentro.

A los14 años el niño recibe el Sacramento de la Confirmación: es despedido amorosamente para la vida.  Se sembró la semilla, ahora él tiene que cuidar la pequeña plantita, ya puede hacerlo sólo.

Durante el segundo septenio  el niño también asiste a las clases de religión. En los dos primeros años escucha cuentos sobre la naturaleza e historias que le hagan admirar el poder de Dios.   En los años posteriores recibe historias del antiguo testamento,  la historia de la humanidad a través de un pueblo, el pueblo hebreo e historias del evangelio, la historia de Jesús; también escucha biografías de personas que pasaron por dificultades pero fueron fieles a su ser interior y lucharon por lograr transformar el mundo.  En el 7 y 8 grado se les da la preparación para la confirmación. Los niños preparan entonces su autobiografía.

La vida religiosa del niño en el segundo septenio también se va formando a través del festejo de las fiestas cristianas: Adviento, Navidad, Epifanía, Pasión, Pascua de Resurrección, Ascensión, Pentecostés, Juan el Bautista y Micael.

Otra actividad importante que la Comunidad de Cristianos organiza para fortalecer la educación religiosa de los niños es el Campamento para niños.  Una vez al año los niños salen de sus casas por varios días a la naturaleza y forman una comunidad de vida con su sacerdote, algunos adultos y jóvenes ayudantes.  Allí el niño tiene una vida muy rítmica, sin televisión, con una muy buena alimentación, con juegos y actividades para su edad y sobre todo con una atmósfera  sana de compañerismo y comprensión.  La educación religiosa durante el campamento no se da explícitamente, salvo los domingos que se celebra el Acto Dominical para los niños; la educación religiosa se hace implícita a través del ejemplo de los ayudantes y responsables del campamento.

La misión de la Comunidad de Cristianos es  ayudar al ser humano desde su más tierna edad a tener un equilibrio interior para poder desarrollar su tarea en el mundo.  Ese equilibrio interior sólo puede ser logrado integrando en la vida cotidiana la presencia del mundo espiritual.

 

Verónica Zamalloa Villa de Hartmann
Sacerdote de la Comunidad de Cristianos en Lima, Perú

Fieltro. Arte terapéutico, milenario

Jun 5, 2016   //   by Clara de Asis   //   Artículos  //  No Comments

Por Anabella M.Odetto, Terapeuta  artística

00c70853f714b405335be9f59b865568

CADA UNO LLEVA SU PROPIA SUERTE EN LAS MANOS
COMO EL ARTISTA A LA MATERIA,
QUIEN LA QUIERE TRANSFORMAR EN UNA FIGURA,
PASA CON ESTE ARTE COMO EN TODO, LA FACULTAD NACE EN
NOSOTROS.
SOLAMENTE TENEMOS QUE COMPRENDERLO Y EJERCITARLO
CUIDADOSAMENTE

Johann Wolfgang von Goethe

 

Una leyenda cuenta que Noé, para emprender el largo viaje en su arca, había cubierto el suelo con lana que el mismo esquiló de sus corderos.  Pero las aguas tardaron en bajar y luego de un largo tiempo, al salir el sol cuando los animales abandonaron el arca  Noé descubrió que las  pisadas de los animales habían formado una compacta alfombra que tenía todos los colores del arco iris, y toda la gama de colores. Y así nació el primer fieltro.

El fieltro es un material totalmente orgánico, cuyo trabajo no perjudica al animal que ofreció  su lana y su proceso de elaboración artesanal no contamina el medio ambiente.

Es una tela no tejida, un producto textil realizado con lana pura, que puede ser de oveja, llama, vicuña, camello u otras fibras naturales que luego de ser sometida a diferentes procedimientos de cardado, peinado, se apelmaza hasta lograr un material firme.

Las propiedades de la lana( finura, rizado, longitud,elasticidad,superficie escamosa y capacidad de absorción) son particularmente importante para la fabricación de un paño de fieltro.

El apelmazado se logra mojando la lana y friccionándola,  por ejemplo con las manos. Un fieltro o apelmazado natural se puede observar en el abdomen de muchos animales,como resultado de su roce con el suelo. Un componente importante dela lana pura es la lanolina, sustancia grasa que recubre cada fibra,y cuya función primordial es volverla impermeable y aislante, para proteger a los animales en todo tipo de clima. Si bien esta grasitud natural desaparece con el lavado, la lana conserva estas propiedades debido al apelmasamiento y puede absorber humedad hasta el 30% de su propio peso.Esto quiere decir que una prenda de lana absorbe la humedad del cuerpo o del ambiente sin mojarse, y por esa razón, neutraliza la temperatura corporal.

Se necesitan tres factores para que la lana:humedad , calor y fricción. Esto, en el proceso artesanal, se logra utilizando agua tibia con jabón neutro y amasando con las manos. Cada fibra de lana posee una serie de escamas microscópicas que,al humedecerse y recibir calor, se entrelazan unas a otras hasta volverse inseparables. Esta cohesión no es , por lo tanto, realizada ni por  un agente de unión o adhesivo, ni por una ligadura o tejido. De esta manera, se forma un material muy resistente, cuyo espesor puede variar según el uso que se le quiera dar.

 

HISTORIA

El fieltro y el proceso de afieltrar es una de las técnicas de fabricación de tejido másantigua quese conoce.

Tuvo sus orígenes en las culturas nómades de Turquía, Rusia y Asia Central, donde las temperaturas extremas obligaron a la población a producir un material que fuera al mismo tiempo resistente y aislante. Se cree que ha sido el primer material textil creado por el hombre quien hasta entonces se cubría con pieles y cueros. Los objetos más antiguos de han encontrado en Mongolia y Turquía; y datan de  la era Neolítica (6.500- 5.000 A.C.) El Museo Nacional de Capenhague posee casquetes de fieltro gruesoso y sólidos que datan de los principios de la edad de bronce. Estos obljetos de un raro valor, adornados de guarniciones y cordone,pertenecían a las galas y ademas protegían del frío y de los golpes de espada.

 

ASPECTO TERAPEUTICO   

Por ser la lana un material noble, el regalo del reino animal,la técnica del fieltrado entrelaza la naturaleza con el hombre. Durante milenios se  practicado esta forma arquetípica de trabajo que nos revela nuevamente que la unión hace la fuerza.

El uso del vellón otorga un encuentro del hombre con la naturaleza del trabajo y, por lo tanto su empleo es aconsejable para maestro, terapeutas, niños, adolescentes y adultos necesitados de cuidados especiales. La sutileza calórica y delicada que conlleva la lana despierta un gran asombro en nuestros sentidos. Mediante la mezcla de distintas lanas y colores se logran distintas texturas.

La preparación del fieltro representa una actividad que en la actualidad se encuentra ausente.

En este momento social  efectivista y exitista, el fieltro es la vivencia pura del proceso.

Es la impronta de nuestra presión  en cada paso y,con ello, la entrega de parte de nuestra alma y nuestra conciencia a la pieza creada. Lo que resulta en cada diseño y sus  colores nos sorprende al encontrarnos con un material que habla por si mismo.

Casa, yurtas, mantos,atuendos,abrigos, protección,todo aquello que desde nuestro yo podemos tomar del entorno para estar en común unión y moldear nuestro cuerpo.

Vemos entonces que encierra una manifestación del hombre que y trae por tradición y herencia textil, demostrándonos que arquetípicamente, en el hombre el trabajo es un acto creador.

Desde la sutil fibra natural a la consolidación de un paño,se produce un proceso artístico impregnado de los cuatro reinos.

El fieltro es un arte milenario que ha unido comunidades, llevando envolturas saludables en su gesto y en su proceso.

Páginas:12345»